Portal médico sobre cardiología y medicina de familia

CARDIOFAMILIA | Cátedra de Terapias Avanzadas en Patología Cardiovascular de la Universidad de Málaga

perdida-memoria-ictus-accidente-cerebrovascular-cardiofamilia Según un estudio dirigido por el profesor Arfan Ikram, neuroepidemiólogo de la Universidad Erasmus de Rotterdam, las personas con alto nivel educativo que se quejan de fallos de memoria tienen mayor riesgo de accidente cerebrovascular. 

"Los estudios han demostrado que el ictus causa problemas de memoria", afirma Arfan Ikram. "Teniendo en cuenta la patología vascular subyacente compartida, nos hicimos la pregunta inversa: ¿Indican las quejas sobre fallos de memoria un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares? 

El Estudio de Rotterdam contó con 9152 participantes de 55 años que cumplimentaron un cuestionario con quejas subjetivas sobre la memoria y realizaron un Mini Examen del Estado Mental (MMSE). 

Los datos de 2012 señalan que se produjeron 1134 accidentes cerebrovasculares: 663 eran de origen isquémico; 99, hemorrágico; y 372 de origen no específico.

Las quejas subjetivas sobre la memoria se asociaron con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular; sin embargo, una puntuación MMSE superior no se relacionaba con mayor riesgo.

Por otra parte, las personas con problemas de memoria tenían un 39 por ciento más riesgo de accidente cerebrovascular si su nivel educativo era superior. El hallazgo es comparable a la relación entre las quejas subjetivas sobre la memoria y la enfermedad de Alzheimer entre las personas con estudios superiores.

"Dado el papel que juega la educación a la hora de desvelar las quejas subjetivas sobre la memoria, investigamos esa misma relación pero en tres grupos distintos: de educación baja, de educación media y de educación alta", señala Ikram. "Nuestro hallazgo fue que la relación de quejas de memoria con el ictus fue más elevada entre las personas con los niveles educativos más altos. En caso de confirmarse este aspecto en futuras investigaciones, me gustaría evaluar si aquellas personas que se quejan de cambios en su memoria deben considerarse objetivos prioritarios para una mayor evaluación de riesgos y la prevención de posibles accidentes cerebrovasculares".

Los investigadores clasificaron el nivel de educación en tres grupos: bajo nivel de educación (sólo la educación primaria); educación intermedia (educación primaria, y algún tipo de educación superior; la formación profesional inferior; la educación profesional de grado medio; o la educación secundaria general), y educación superior (formación profesional superior o formación universitaria). 

Los resultados del estudio son homogéneos para hombres y mujeres. Más del 95 por ciento de los participantes en el estudio son de raza blanca y residentes en Rotterdam. Ikram señala que los estudios futuros deben incluir grupos raciales más diversos.

El accidente cerebrovascular sobreviene cuando un vaso sanguíneo que porta oxígeno y nutrientes al cerebro es bloqueado por un coágulo o bien cuando se produce alguna rotura. Cuando esto ocurre, parte del cerebro no puede conseguir la sangre ni el oxígeno necesarios, de tal manera que las células cerebrales mueren. En España fallecen en torno a 40.000 personas por accidentes cerebrovasculares cada año

Fuentes:  American Hearth Association

ondas-cerebralesInvestigadores del Ottawa Health Institute y la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UM SOM) han descubierto una nueva vía a través de la cual el cerebro emplea un esteroide inusual para controlar la tensión sanguínea. El estudio, que además sugiere nuevos abordajes en el tratamiento de la hipertensión y el fallo cardiaco, se publicó ayer 2 de octubre en la revista PLOS ONe.

“Esta investigación nos proporciona una nueva forma de entender cómo trabajan juntos el cerebro y el sistema cardiovascular”, comenta Dr. John Hamlyn, uno de los principales autores del estudio y profesor de fisiología en la University of Maryland School of Medicine. “Abre una vía nueva para el trabajo en tratamientos innovadores y con abordajes que podrían ayudar a los pacientes en un futuro”.

Desde hace décadas, los investigadores saben que el cerebro controla el diámetro de las arterias periféricas a través del sistema nervioso. Los impulsos eléctricos del cerebro pasan a las arterias a través del sistema nervioso simpático. Este sistema es esencial para la vida normal, pero entre los pacientes con hipertensión o insuficiencia cardiaca, este sistema frecuentemente está sobreexcitado. De hecho, la acción de muchos fármacos empleados para controlar la hipertensión y la insuficiencia cardiaca es disminuir la actividad del sistema nervioso simpático.

Sin embargo, estos fármacos a menudo producen efectos segundarios importantes, como cansancio, mareos, depresión o disfunción eréctil. “Estos inconvenientes han llevado a que se busquen formas novedosas de inhibir la acción nerviosa simpática a la vez que se reduzcan los problemas de los pacientes”, señala el Dr. Franz Leenen, director del Área de Hipertensión en el Ottawa Heart Institute, y otro de los autores principales del estudio.

El Dr. Leenan, en colaboración con el Dr. Hamlyn y el Dr. Mordecai Blaustein, profesor de Fisiología y Medicina en la UM SOM, han llevado a cabo su investigación con un modelo animal de hipertensión, y han descubierto una nueva conexión entre el cerebro y la tensión sanguínea elevada: un esteroide poco conocido llamado ouabaína.

El estudio es el primero en identificar la ruta por la que el cerebro regula el diámetro de las arterias con ouabaína en el flujo sanguíneo, y provoca un aumento en las proteínas contráctiles en las arterias. Esta ruta humoral “crónica” actúa conjuntamente con la vía del sistema simpático nervioso más “aguda” a fin de controlar la función de las arterias, y por lo tanto contribuye, entre otras cosas, a la hipertensión.

“Ahora que entendemos el papel de la ouabaína, podemos empezar a investigar cómo modificar esta nueva vía para ayudar a las personas con problemas cardiovasculares”, dice Dr. Blaustien. “Tiene un enorme potencial”. El Dr Blaustien, que lleva investigando esta sustancia desde 1977, opina que los fármacos que bloquean los efectos de la ouabaína pueden mejorar las vidas de las personas que padecen hipertensión o insuficiencia cardiaca.

Fuentes: PLOS ONeMedical Xpress

Analges-antiinflamtorio-y-mayores-riesgos-04-07-2014-cardiofamilia Un estudio de la Universidad de Florida ha descubierto que el uso habitual de algunos fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) aumenta el riesgo de infarto cerebral, ataque al corazón y muerte en mujeres posmenopáusicas. El estudio se ha publicado en la revista Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

Los investigadores informan que el uso habitual de naproxeno, el componente activo en fármacos como Aleve, se relaciona con un aumento del 10 % en el riesgo de sufrir ataque al corazón, infarto cerebral o muerte en mujeres postmenopáusicas, según el cardiólogo de la Universidad de Florida y autor principal del estudio, Dr. Anthony Bavry. La ingesta habitual se definía como un uso mínimo de dos veces por semana en las dos semanas previas.

“Esto contradice la percepción de la comunidad médica sobre los AINE, ya que la mayoría de las personas creen que el naproxeno es más seguro”, explica Bavry. “Nuestro estudio muestra que el naproxeno no es más seguro; de hecho, es pernicioso.”

Bavry y sus investigadores colaboradores de Harvard y otras universidades han analizado datos de más de 160.000 mujeres postmenopáusicas que participaron en una encuesta que formaba parte de la Iniciativa para la Salud de la Mujer (en inglés: Women’s Health Initiative), un estudio observacional financiado por los Institutos Nacionales de Salud que ha durado 15 años. De las mujeres participantes, 53.142 reconocieron usar de forma habitual los AINE. Incluso después de aplicar controles por obesidad, hipertensión, diabetes, el uso de aspirina y otros factores de salud, los investigadores hallaron un aumento del riesgo por ataque al corazón, infarto cerebral o muerte entre las mujeres que usaban ciertos tipos de AINE. Una de las coautoras del estudio, Dra. Marian Limacher, ha sido la investigadora principal de la Universidad de Florida para la Iniciativa para la Salud de la Mujer desde 1994. Hace hincapié en que el estudio ha sido observacional, lo cual ha ayudado a que los investigadores encontrasen vínculos entre el uso de los AINE y los impactos cardiovasculares. Limacher añade, además, que ha sido el primer estudio de estas proporciones que ha examinado los efectos del uso habitual de los AINE en mujeres.

“Cuando estudiamos agentes tales como la aspirina, encontramos efectos diferentes en hombres y mujeres”, dice Limacher. “Los varones mostraron una reducción en infartos de miocardio, mientras que en el grupo de las mujeres mayores hubo una reducción de infartos cerebrales, pero no de infartos de miocardio, y esto forma parte de la razón por la que los que estudiamos a las mujeres opinamos que es imperativo disponer de una información adecuada acerca de los fármacos habitualmente usados tanto por los hombres como por las mujeres”.

Entre los AINE incluyen los fármacos de venta sin receta como naproxeno o ibuprofeno, además de medicamentos de venta bajo receta como rofecoxib, con nombre comercial Vioxx, y celecoxib, conocido por la marca Celebrex. Vioxx fue retirado del mercado en el 2004 precisamente por su relación con un riesgo mayor de sufrir un infarto de miocardio o un infarto cerebral.

El hallazgo principal del estudio confirma que el uso habitual de cualquier AINE está asociado con efectos negativos como la hemorragia digestiva. Aunque el estudio informa por primera vez del riesgo asociado al uso del fármaco naproxeno con el infarto de miocardio, infarto cerebral o la muerte, el estudio no ha hallado ningún daño cardiovascular o de infarto cerebral asociado con el uso del ibuprofeno.

Los AINE funcionan al inhibir las dos enzimas responsables de la inflamación (COX-1 y COX-2). También pueden ser causa de hemorragia en el estómago y en el tracto digestivo. Los AINE que sólo están dirigidos a la enzima COX-2, que se encuentra principalmente localizada en el lugar de la inflamación, están diseñados para impedir la hemorragia en el tracto digestivo, dice Bavry.

Sin embargo, estudios anteriores mostraron que los AINE que se dirigen exclusivamente a la enzima COX-2, entre los que se incluyen Vioxx y Celebrex, se han asociado con eventos adversos cardiovasculares tales como el infarto de miocardio o el infarto cerebral. Bavry opina que la inhibición de COX-2 es también el problema fundamental en el naproxeno.

“La gente tendrá que pensar en las medicinas que tienen en casa,” dice Bavry. “¿Tienen naproxeno, ibuprofeno u otro fármaco parecido?”

El estudio sólo ha considerado la relación entre los eventos cardiovasculares y el uso de los AINE, y no, por ejemplo, el efecto de los AINE en los riñones.

“Animamos al paciente a que use los fármacos durante el periodo más corto posible, y que se asegure de mantener un seguimiento periódico programado con su médico para realizar un control sobre posibles efectos en los riñones, y potencialmente por el riesgo de enfermedad cardiovascular.”

Fuente:  Medical Xpress

carneprocesada-e-insuficiencia-cardiaca Los varones que consumen cantidades moderadas de elaborados de carnes rojas pueden tener mayor riesgo de incidencia y mortalidad por insuficiencia cardiaca, según un estudio publicado por la American Heart Association. Las carnes elaboradas se conservan mediante ahumado, salazón y salmuera, o por la adición de conservantes. 

“Las carnes rojas elaboradas suelen contener sodio, nitrato, fosfatos y otros aditivos alimentarios, y las carnes ahumadas y a la parrilla contienen, además, hidrocarburos aromáticos policíclicos, que pueden contribuir a un riesgo más elevado de insuficiencia cardiaca”, señala Alicja Wolk, D.M.Sc., autora principal del estudio y Profesora en la División de Epidemiología Nutricional en el Instituto de Medicina Ambiental, Karoninska Institutet, Estocolmo, Suecia. “Las carnes no elaboradas están libres de aditivos alimentarios y normalmente tienen un nivel más bajo de sodio”. 

El estudio se ha realizado entre varones suecos –se trata del primero que examina los efectos de la carne roja elaborada de forma independiente al consumo de la carne roja no elaborada– e incluye a 37.035 varones con edades comprendidas entre los 45 y los 79 años, sin historial de insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica o cáncer. Los participantes completaron un cuestionario sobre su ingesta alimentaria y otros factores de estilo de vida, y los investigadores realizaron un seguimiento desde 1998 hasta la fecha de diagnóstico de insuficiencia cardiaca, mortalidad o hasta el final del estudio en 2010.

Después de un seguimiento de casi 12 años, los investigadores encontraron que:

La insuficiencia cardiaca se diagnosticó en 2.891 hombres y otros 266 fallecieron debido a insuficiencia cardiaca.

Los hombres que consumían más carnes rojas elaboradas (75 gramos/día o más) tenían el 28% más de riesgo de padecer una insuficiencia cardiaca en comparación con los hombres que menos consumían (25 gramos/día o menos) después de ajustes por múltiples variables de estilo de vida.

Los hombres que consumían las mayores cantidades de carnes rojas elaboradas tenían más del doble de riesgo de muerte por insuficiencia cardiaca que los hombres en la categoría de bajos consumidores.

Por cada aumento de 50 gramos (es decir, 1 a 2 lonchas de jamón) en el consumo diario de carne elaborada, el riesgo de la incidencia de insuficiencia cardiaca aumentaba en un 8%, y el riesgo de muerte por insuficiencia cardiaca en un 28%.

El riesgo de insuficiencia o muerte entre los que consumían carnes rojas sin elaborar no aumentó. 

Al inicio del estudio, los participantes completaron un cuestionario con 96 apartados acerca de su dieta. Las preguntas relativas al consumo de carnes elaboradas se centraron en el consumo de salchichas, productos de charcutería (jamón, salchichón), morcilla y paté de hígado durante el año anterior. Las preguntas sobre carnes no elaboradas incluían cerdo y ternera/carne de vacuno, incluyendo la carne picada y las hamburguesas.

Los resultados del estudio relativos al consumo total de carnes rojas concuerdan con los hallazgos del Physician’s Health Study, según los cuales los hombres que consumían un total más elevado de carne roja tenían un riesgo un 24% mayor de incidencia de insuficiencia cardiaca que los hombres que tenían el menor consumo.

“Para reducir el riesgo de insuficiencia cardiaca y otros enfermedades cardiovasculares, sugerimos evitar las carnes rojas elaboradas en la dieta, y limitar la cantidad de carnes rojas no elaboradas a una o dos porciones por semana, o incluso menos”, comenta Joanna Kaluza, Ph.D, autora principal de estudio y profesora adjunta en el Departamento de Nutrición Humana en la Universidad de Ciencias de la Vida, Varsovia, Polonia. “En cambio, siga una dieta rica en fruta, hortalizas, productos de granos integrales y frutos secos, y aumente la ingesta de porciones de pescado.”

Los investigadores dicen que esperan hallar resultados similares en un estudio actualmente en curso sobre mujeres. Casi seis millones de americanos padecen insuficiencia cardiaca y alrededor del 50% muere en los 5 años post-diagnóstico. Se calcula que el gasto en sanidad y la pérdida de productividad debido a la insuficiencia cardiaca asciende a 34 billones de dólares cada año, según los investigadores.

La American Heart Association recomienda un régimen alimentario con énfasis en la fruta, las hortalizas, los cereales integrales, los productos lácteos bajos en grasa, las aves, el pescado y los frutos secos, y limitar el consumo de carnes rojas, las comidas y las bebidas azucaradas. Como recomendación para las personas que comen carne, se deben consumir carnes y aves magras, sin piel, y comer pescado un mínimo de dos veces a la semana –preferentemente los pescados ricos en ácidos grasos Omega-3, tales como el salmón, la trucha y el arenque. 

Fuentes: Circulation: Heart FailureMedical Xpress

Hit-entrenamiento-alta-intensidad La diabetes tipo 2 se puede prevenir con tan sólo dos sesiones de entrenamiento de alta intensidad a la semana, según un estudio de la Universidad de Abertay publicado en la revista Biology. Por lo general, se establecen cinco sesiones de treinta minutos de ejercicio a la semana como adecuadas para mantener la salud, pero muy pocas personas logran esos ratios de entrenamiento por falta de tiempo.

El equipo de investigación encargado de este estudio señala que el HIT (entrenamiento de alta intensidad basado en series de ejercicios lentos y concentrados hasta el fallo muscular) es la manera perfecta para que las personas con escasez de tiempo mejoren su salud. En el estudio se ha contado con adultos con sobrepeso (y por lo tanto con alto riesgo de padecer diabetes), a los que se les ha programado entrenamiento de alta intensidad durante un periodo de ocho semanas. Debían esprintar en bicicletar estática dos veces por semana y cada sprint duraba seis segundos. En cada sesión se hacían diez sprints. La media de ejercicio ascendía a tan sólo dos minutos de ejercicio a la semana.

Este programa breve pero de alta intensidad mejoró significativamente la salud cardiovascular y la sensibilidad a la insulina (la capacidad del cuerpo para eliminar la glucosa de la sangre) de los participantes. Se trata de la primera vez que se ha demostrado la consecución de efectos positivos sobre la salud con tan poco ejercicio. Investigaciones previas realizadas por el mismo equipo habían demostrado que se necesitaban tres sesiones de HIT a la semana, pero este estudio demuestra que esos beneficios se pueden lograr con sólo dos sesiones.

El doctor John Babraj, que dirige al equipo de investigación de entrenamiento de alta intensidad en la Universidad de Abertay, explica: "En este estudio se han investigado los beneficios del entrenamiento de alta intensidad (HIT) en un grupo de población en riesgo de desarrollar diabetes, como son los adultos con sobrepeso y de mediana edad. Hemos comprobado que el entrenamiento de alta intensidad no sólo ayuda a reducir el riesgo de desarrollo de la enfermedad, sino también que basta con que el programa de ejercicio se realice sólo dos veces a la semana para llegar a obtener beneficios cardiovasculares [...] Lo que se debe hacer es aplicar el máximo esfuerzo posible en las pruebas de velocidad [...] El entrenamiento de alta intensidad es rápido y eficaz. Aunque es bien sabido que el ejercicio es una terapia poderosa para el tratamiento y la prevención de la diabetes tipo 2, sólo el 40 por ciento de los hombres y el 28 por ciento de las mujeres en Reino Unido alcanzan la cantidad recomendada de treinta minutos de ejercicio de intensidad moderada cinco días a la semana [...] El entrenamiento de alta intensidad ofrece una solución a este problema y tiene el beneficio añadido de que reduce el riesgo de enfermedades que actividades como caminar -incluso si realiza cinco días a la semana durante treinta minutos- no consiguen ofrecer. Existe una relación clara entre la intensidad del ejercicio y la mejora de la salud".

Fuente: Abertay University

celulas-madre-esperanza-sindrome-qt-largo-cardiofamiliaEl síndrome de QT largo es una enfermedad del corazón hereditaria, incurable y potencialmente letal. En su forma más grave, puede desencadenar graves trastornos del ritmo cardiaco, que a su vez pueden dar lugar a insuficiencia cardiaca. Algunas familias descubren que padecen el síndrome de QT largo sólo cuando muere algún miembro, a veces un niño. Los tratamientos pueden mitigar los peores efectos de QT largo, pero estos mismos tratamientos pueden acarrear graves efectos secundarios.

Ahora, sin embargo, hay nuevas esperanzas para contrarrestar los peores efectos del síndrome de QT largo, gracias a un proyecto pionero de tecnología con células madre, liderado por Christ Denning, de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. Los científicos de este proyecto han creado en el laboratorio agrupaciones de células madre de los pacientes para su uso como bancos de pruebas que se orienten a nuevos tratamientos. La característica principal es que estas células laten. Un latido contiene cinco ondas, llamadas P, Q , R, S y T. En QT largo la distancia entre la Q y la onda T es excesivamente larga, lo cual conlleva latidos irregulares. "En la actualidad, el tratamiento de QT largo supone que se le receten al paciente betabloqueantes de por vida, o bien es necesario implantar un pequeño desfibrilador electrónico para mantener regular el ritmo cardiaco", explica el profesor Chris Denning.

"Sin embargo, ambos tratamientos tienen graves efectos secundarios. Los betabloqueantes pueden provocar fatiga y náuseas, y algunos pacientes no los toleran. De igual modo, los desfibriladores, que requieren intervención quirúrgica, pueden presentar dificultades de tolerancia, especialmente en niños". Por otra parte, el hecho de realizar pruebas con fármacos en células del corazón también es un proceso difícil. "Necesitamos células del corazón del paciente para poder probar diferentes fármacos en ellas -dice Denning-. Pero no podemos extraer tejidos del corazón mediante cirugía invasiva, porque no es práctico ni ético."

Los investigadores del laboratorio de Denning, que trabajan con fondos de British Heart Foundation y Heart Research UK, han ideado una ingeniosa solución: toman muestras de piel de los pacientes y las utilizan para crear células del corazón. Estas células de la piel se bañan en nutrientes, que las transforman en células madre, un tipo de célula que puede convertirse en cualquier tejido. Mediante el uso de otras técnicas los investigadores pueden convertir estas células madre básicas en células cardiacas especializadas.

"El aspecto determinante es que estas células del corazón se pueden cultivar en el laboratorio. Se colocan en placas de Petri y se pueden ver latiendo, exactamente igual que lo hacen en el propio organismo. Y debido a que se toman de la piel de pacientes con síndrome de QT largo, que son portadores del defecto genético que causa la enfermedad, ello implica que son células ideales para probar los fármacos. Se trata de un avance muy importante".

Denning agregó que ya se están testeando varios fármacos. "Tengo la esperanza de que podamos conseguir progresos reales de cara a su uso clínico en los próximos cinco años".

Fuente: The Guardian

cateter-articulo-guias-enfermedad-valvular Se han presentado las nuevas guías de la American Heart Association y el American College of Cardiology para ayudar a los facultativos a evaluar con mayor eficacia la gravedad de la enfermedad valvular. Más de cinco millones de personas son diagnosticadas anualmente de enfermedad cardiaca valvular, y en muchos casos los afectados no habían percibido ningún síntoma.

Las directrices recién publicadas, que se basan en los últimos descubrimientos científicos, orientan a mejorar el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad valvular cardiaca. La enfermedad valvular cardiaca aparece cuando una de las cuatro válvulas del corazón impide que la sangre fluya correctamente a través del corazón. La válvula puede ser demasiado pequeña o estrecha, o puede no cerrarse adecuadamente.

La válvula cardiaca puede ser anómala de nacimiento o bien puede desarrollarse como tal con el paso del tiempo. Estas directrices ayudan a evaluar la gravedad de la enfermedad cardiaca valvular atendiendo al grado de estrechamiento de la válvula o la aparición de fugas, a la presencia de síntomas, a la respuesta de las cámaras del corazón a la lesión valvular o a cualquier cambio en el ritmo cardiaco.

Con esta evaluación de riesgos también se puede determinar qué tratamiento es más adecuado para el paciente. Hay quienes a lo largo de la vida sufren problemas valvulares leves que nunca requieren cirugía. Sin embargo, una vez que una válvula cardiaca comienza a afectar la capacidad del corazón para bombear la sangre, es probable que se requiera la reparación o el reemplazo de dicha válvula. Por primera vez las nuevas guías hacen referencia a la sustitución de la válvula aórtica transcatéter, un procedimiento relativamente nuevo, al igual que la colocación de un stent en una arteria.

Este y otros procedimientos menos invasivos ofrecen alternativas para aquellos pacientes que hasta la fecha afrontaban riesgos muy altos en el tratamiento. Así pues, los nuevos avances posibilitarían la intervención quirúrgica en pacientes que hasta ahora no tenían opción a cirugía, y también en aquellos que pudieran padecer una enfermedad grave, aun con escasa sintomatología.

Fuente: American Heart Association

Prevencion-depresion-y-corazon-cardiofamilia La investigación, dirigida por Jesse C. Stewart, de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Indiana (Purdue University Indianapolis), es la primera en hallar que el tratamiento de la depresión antes de que haya síntomas de enfermedad cardiovascular puede reducir a casi la mitad el riesgo de futuros ataques al corazón y de ictus.

"Los estudios previos que hemos realizado tanto nosotros mismos como otros investigadores indican que la depresión es un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, en estudios anteriores sobre el tratamiento de la depresión en los que participaron pacientes cardiacos no se llegaron a demostrar los beneficios cardiovasculares que cabía esperar. Así que nos preguntamos: ¿qué ocurre si tratamos la depresión antes de la aparición de la enfermedad cardiovascular? ¿Se podría reducir el riesgo de ataques cardiacos y de accidentes cerebrovasculares? Nuestros resultados sugieren que la respuesta es positiva", afirma el Dr. Stewart, profesor asociado de psicología en la Escuela de la Ciencia de IUPUI y científico asociado del Centro de la Universidad de Indiana para la Investigación del Envejecimiento.

Los investigadores llevaron a cabo el seguimiento de 235 pacientes con depresión clínica, que fueron elegidos al azar, bien para recibir atención estándar o para participar en un programa de cuidados con la ayuda de antidepresivos y psicoterapia.

Entre los 168 pacientes sin enfermedad cardiovascular al inicio del estudio, los que recibieron tratamiento con antidepresivos y psicoterapia afrontaban un riesgo un 48% menor de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular durante los próximos 8 años que los pacientes que recibieron atención estándar para su depresión.

Por el contrario, el tratamiento con la ayuda de antidepresivos y psicoterapia no se asoció con un menor riesgo de ataque al corazón o ictus entre los 67 pacientes con enfermedad cardiovascular ya diagnosticada. Estos hallazgos sugieren que, para obtener beneficios cardiovasculares, el tratamiento contra la depresión tendría que iniciarse antes de la aparición de enfermedades cardiovasculares. 

"Los cambios de estilo de vida, tales como dejar de fumar, y controlar la presión arterial y el colesterol, son enfoques importantes para disminuir el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares. Nuestros resultados, de confirmarse en un ensayo clínico más amplio, podrían proporcionar un nuevo e importante enfoque: el tratamiento de la depresión para la prevención de accidentes cardiovasculares ", afirma el Dr. Stewart.

El equipo busca ahora financiación para llevar a cabo un ensayo controlado aleatorio a mayor escala para verificar que el tratamiento de la depresión a principios de la enfermedad cardiovascular reduce el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares. La depresión afecta a más de 6,5 millones de estadounidenses mayores de 65 años, según la Alianza Nacional para la Salud Mental.

"En un futuro próximo, el tratamiento de la depresión puede tener un papel importante en la reducción de discapacidad y de muerte debidas a enfermedad cardiovascular", señala el Dr. Stewart.

Fuente: IUPUI

bebidas-energeticas-300En su número de enero de 2014, American Journal of Cardiology presta atención a un estudio liderado por Michael Goldfarb, de McGill University Health Centre (Montreal), que ha revisado los casos reportados entre el 1 de enero de 1980 y el 1 de febrero de 2013 en los que se asociara un evento cardiovascular grave con el consumo temporal de bebidas energéticas.

Los investigadores se centraron en 15 casos (cinco arritmias auriculares, cinco arritmias ventriculares, una prolongación del intervalo QT y cuatro elevaciones del segmento ST). Asimismo se incluyeron en el estudio otros dos casos de paro cardiaco de la institución de los propios autores. Del total de 17 casos, 13 afectaban a varones, 15 casos se relacionaban con edad < 30 años (el rango estudiado era de 13-58 años), y sólo había un caso de enfermedad cardiaca previa menor. En la mayoría de los casos no se hallaron anomalías cardiacas predisponentes al evento cardiovascular registrado. Cinco de los 11 casos de eventos graves afirmaron haber ingerido numerosas bebidas energéticas, otros cuatro casos indicaron haberlas ingerido asociadas con alcohol u otras drogas, y en dos casos se encontraron canalopatías. Los autores concluyen que "pese a que no puede deducirse causalidad de nuestra serie, los médicos deben preguntar rutinariamente acerca del consumo de bebidas energéticas en los casos pertinentes, y los consumidores vulnerables, como pueden serlo los jóvenes, deben saber que se recomienda precaución frente al consumo excesivo y concomitante con alcohol y otras drogas".

El consumo de bebidas energéticas y su incidencia cardiovascular ha sido también uno de los temas de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (RSNA). El pasado 2 de diciembre, en su reunión anual, la RSNA presentaba un estudio acerca del aumento significativo de las tasas de contracción del corazón una hora después del consumo de bebidas energéticas con alto contenido de cafeína y taurina por parte de adultos sanos.

Fuentes: American Journal of Cardiology y Medical Xpress

feto-problemas-cardivasculares-congenitos-por-toxinas-cardiofamilia-18.11.2013 Un estudio presentado en las recientes Sesiones Científicas de la American Heart Association 2013 señala que los defectos cardiacos congénitos pueden estar asociados con la exposición de las madres a combinaciones específicas de toxinas ambientales durante el periodo de embarazo.

Los defectos cardiacos congénitos tienen lugar cuando el corazón o los vasos sanguíneos cercanos a él se desarrollan de forma anormal antes del nacimiento. Si bien estos defectos pueden tener su origen en anomalías cromosómicas, lo cierto es que en la mayoría de los casos se desconoce la causa de tales anomalías.

  El estudio se basa en los defectos cardiacos congénitos diagnosticados entre 2004-2011 en Alberta, Canadá, y en las emisiones de sustancias químicas registradas por la agencia canadiense que realiza el seguimiento de contaminantes medioambientales. Los investigadores han examinado los patrones de incidencia de los defectos congénitos del corazón en paralelo con la presencia de tóxicos ambientales a fin de determinar si la cercanía de las mujeres embarazadas a compuestos orgánicos y metales -de origen industrial básicamente- podría estar asociada al riesgo de defectos del corazón en sus hijos. La investigación sugiere que algunas emisiones químicas pueden estar relacionadas con anomalías cardiacas que se desarrollan mientras el corazón se está formando en el útero, según el investigador principal, Deliwe P. Ngwezi, de la Universidad de Alberta.

Los investigadores han estudiado tres categorías químicas, entre las cuales hay una que muestra una fuerte correlación con las tasas de defectos congénitos del corazón. De acuerdo con Ngwezi, el grupo de productos químicos se compone de una mezcla de compuestos orgánicos y metales, tales como benceno, butadieno, disulfuro de carbono, cloroformo, óxido de etileno, hexaclorobenceno, tetracloroetano, metanol, dióxido de azufre, tolueno, plomo, mercurio y cadmio.

A partir de 2006 el gobierno canadiense endureció la normativa para la reducción de emisiones industriales y, gradualmente, también disminuyeron las tasas de defectos congénitos del corazón. Los defectos cardiacos observados estaban asociados principalmente con defectos septales entre las cámaras superiores e inferiores del corazón, así como con malformaciones de los tractos de salida (defectos cardiacos conotruncales).

El estudio llama la atención sobre la creciente evidencia de que la contaminación ambiental causa defectos congénitos en corazones en formación. Las limitaciones del estudio radican en que las observaciones de los investigadores se han hecho a nivel de grupo y no en función del riesgo individual, y en que los datos sobre emisiones son los que proporciona la propia industria, aunque éstos sean recopilados y supervisados anualmente por el gobierno.

Fuente: American Heart Association

Cardiofamilia Saber Vivir

El programa de TVE1 'Saber Vivir' recomienda la web de Cardiofamilia en su monográfico sobre la Insuficiencia Cardiaca.
Pinche en la imagen para ver el vídeo.

sangre-y-particulas-fluorescentes-cardiofamilia-09.10.2013 Según un reciente estudio de la Universidad de Cincinnati, el estrés oxidativo está implicado en la etiología de las enfermedades coronarias. El espectrofluorímetro ayuda a medir el estrés oxidativo en sangre, que a su vez determina el riesgo de patología coronaria.

El objetivo de este estudio ha sido comprobar si los niveles elevados de partículas fluorescentes estaban asociados con el riesgo de enfermedades del corazón en mujeres. Con el espectrofluorímetro se mide, precisamente, la luz emitida por los productos de oxidación fluorescentes. 

La clave está en la oxidación, que puede dañar las células o incluso destruirlas, provocando enfermedades de las arterias coronarias.

Mientras más brillante es la luz fluorescente que detecta el espectrofluorímetro, más probable es que la mujer desarrolle enfermedades coronarias. Los productos de oxidación fluorescentes son, pues, muy importantes para identificar a las mujeres que deben intensificar los esfuerzos de prevención de enfermedades del corazón. El estudio también demostró que los niveles elevados son mayores en mujeres que consumen alcohol, que tienen la tensión y el colesterol altos, y que son fumadoras.

Fuente: American Heart Association

Patrocinadores de la Cátedra del Corazón
Slider
Tendemos la mano a la medicina de familia
Slider
This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!

Próximamente, 2.ª edición del Curso de Cardiopatía Isquémica

CURSO GRATIS CARDIOPATIA ISQUEMICA CARDIOFORMACION 2020 2 ED PATROCINADO ASTRA ZENECA

Con todos los contenidos actualizados

 Patrocinado por AstraZeneca 2020