Portal médico sobre cardiología y medicina de familia

CARDIOFAMILIA | Cátedra de Terapias Avanzadas en Patología Cardiovascular de la Universidad de Málaga

ondas-cerebralesInvestigadores del Ottawa Health Institute y la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UM SOM) han descubierto una nueva vía a través de la cual el cerebro emplea un esteroide inusual para controlar la tensión sanguínea. El estudio, que además sugiere nuevos abordajes en el tratamiento de la hipertensión y el fallo cardiaco, se publicó ayer 2 de octubre en la revista PLOS ONe.

“Esta investigación nos proporciona una nueva forma de entender cómo trabajan juntos el cerebro y el sistema cardiovascular”, comenta Dr. John Hamlyn, uno de los principales autores del estudio y profesor de fisiología en la University of Maryland School of Medicine. “Abre una vía nueva para el trabajo en tratamientos innovadores y con abordajes que podrían ayudar a los pacientes en un futuro”.

Desde hace décadas, los investigadores saben que el cerebro controla el diámetro de las arterias periféricas a través del sistema nervioso. Los impulsos eléctricos del cerebro pasan a las arterias a través del sistema nervioso simpático. Este sistema es esencial para la vida normal, pero entre los pacientes con hipertensión o insuficiencia cardiaca, este sistema frecuentemente está sobreexcitado. De hecho, la acción de muchos fármacos empleados para controlar la hipertensión y la insuficiencia cardiaca es disminuir la actividad del sistema nervioso simpático.

Sin embargo, estos fármacos a menudo producen efectos segundarios importantes, como cansancio, mareos, depresión o disfunción eréctil. “Estos inconvenientes han llevado a que se busquen formas novedosas de inhibir la acción nerviosa simpática a la vez que se reduzcan los problemas de los pacientes”, señala el Dr. Franz Leenen, director del Área de Hipertensión en el Ottawa Heart Institute, y otro de los autores principales del estudio.

El Dr. Leenan, en colaboración con el Dr. Hamlyn y el Dr. Mordecai Blaustein, profesor de Fisiología y Medicina en la UM SOM, han llevado a cabo su investigación con un modelo animal de hipertensión, y han descubierto una nueva conexión entre el cerebro y la tensión sanguínea elevada: un esteroide poco conocido llamado ouabaína.

El estudio es el primero en identificar la ruta por la que el cerebro regula el diámetro de las arterias con ouabaína en el flujo sanguíneo, y provoca un aumento en las proteínas contráctiles en las arterias. Esta ruta humoral “crónica” actúa conjuntamente con la vía del sistema simpático nervioso más “aguda” a fin de controlar la función de las arterias, y por lo tanto contribuye, entre otras cosas, a la hipertensión.

“Ahora que entendemos el papel de la ouabaína, podemos empezar a investigar cómo modificar esta nueva vía para ayudar a las personas con problemas cardiovasculares”, dice Dr. Blaustien. “Tiene un enorme potencial”. El Dr Blaustien, que lleva investigando esta sustancia desde 1977, opina que los fármacos que bloquean los efectos de la ouabaína pueden mejorar las vidas de las personas que padecen hipertensión o insuficiencia cardiaca.

Fuentes: PLOS ONeMedical Xpress

Patrocinadores de la Cátedra del Corazón
Slider
Tendemos la mano a la medicina de familia
Slider
This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!

Próximamente, 2.ª edición del Curso de Cardiopatía Isquémica

CURSO GRATIS CARDIOPATIA ISQUEMICA CARDIOFORMACION 2020 2 ED PATROCINADO ASTRA ZENECA

Con todos los contenidos actualizados

 Patrocinado por AstraZeneca 2020