Portal médico sobre cardiología y medicina de familia

CARDIOFAMILIA | Cátedra de Terapias Avanzadas en Patología Cardiovascular de la Universidad de Málaga

feto-problemas-cardivasculares-congenitos-por-toxinas-cardiofamilia-18.11.2013 Un estudio presentado en las recientes Sesiones Científicas de la American Heart Association 2013 señala que los defectos cardiacos congénitos pueden estar asociados con la exposición de las madres a combinaciones específicas de toxinas ambientales durante el periodo de embarazo.

Los defectos cardiacos congénitos tienen lugar cuando el corazón o los vasos sanguíneos cercanos a él se desarrollan de forma anormal antes del nacimiento. Si bien estos defectos pueden tener su origen en anomalías cromosómicas, lo cierto es que en la mayoría de los casos se desconoce la causa de tales anomalías.

  El estudio se basa en los defectos cardiacos congénitos diagnosticados entre 2004-2011 en Alberta, Canadá, y en las emisiones de sustancias químicas registradas por la agencia canadiense que realiza el seguimiento de contaminantes medioambientales. Los investigadores han examinado los patrones de incidencia de los defectos congénitos del corazón en paralelo con la presencia de tóxicos ambientales a fin de determinar si la cercanía de las mujeres embarazadas a compuestos orgánicos y metales -de origen industrial básicamente- podría estar asociada al riesgo de defectos del corazón en sus hijos. La investigación sugiere que algunas emisiones químicas pueden estar relacionadas con anomalías cardiacas que se desarrollan mientras el corazón se está formando en el útero, según el investigador principal, Deliwe P. Ngwezi, de la Universidad de Alberta.

Los investigadores han estudiado tres categorías químicas, entre las cuales hay una que muestra una fuerte correlación con las tasas de defectos congénitos del corazón. De acuerdo con Ngwezi, el grupo de productos químicos se compone de una mezcla de compuestos orgánicos y metales, tales como benceno, butadieno, disulfuro de carbono, cloroformo, óxido de etileno, hexaclorobenceno, tetracloroetano, metanol, dióxido de azufre, tolueno, plomo, mercurio y cadmio.

A partir de 2006 el gobierno canadiense endureció la normativa para la reducción de emisiones industriales y, gradualmente, también disminuyeron las tasas de defectos congénitos del corazón. Los defectos cardiacos observados estaban asociados principalmente con defectos septales entre las cámaras superiores e inferiores del corazón, así como con malformaciones de los tractos de salida (defectos cardiacos conotruncales).

El estudio llama la atención sobre la creciente evidencia de que la contaminación ambiental causa defectos congénitos en corazones en formación. Las limitaciones del estudio radican en que las observaciones de los investigadores se han hecho a nivel de grupo y no en función del riesgo individual, y en que los datos sobre emisiones son los que proporciona la propia industria, aunque éstos sean recopilados y supervisados anualmente por el gobierno.

Fuente: American Heart Association

Patrocinadores de la Cátedra del Corazón
Slider
Tendemos la mano a la medicina de familia
Slider
This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!