× III Encuentro Cardiofamilia IC
Para enfermería: 19 de octubre de 2017 | Para facultativos: 20-21 octubre de 2017

Descargar programa
Apuntes de cardiología_cardiofamilia.org
DIAGNÓSTICO Y TERAPIA Medios no farmacológicos

Medios no farmacológicos en el tratamiento de la cardiopatía isquémica

Angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP), dilatación de las obstrucciones coronarias, reestenosis, stent coronario, stents recubiertos de fármacos antiproliferativos, proliferación neointimal, estenosis intrastent, neoendotelización del stents, trombosis intrastent, rapamicina, paclitaxel, aspirina, clopidogrel, prasugrel, ticagrelor.

La angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP) persigue dilatar las zonas obstruidas de las arterias coronarias por medio del hinchado a presión de un globo situado en el extremo de un catéter. Esta técnica es invasiva, pues requiere una punción arterial similar a la necesaria para realizar un cateterismo diagnóstico, pero es mucho menos agresiva que la cirugía de revascularización, y la estancia hospitalaria requerida para realizarla es mucho más corta que en ésta. Los riesgos de la ACTP son también menores que los de la cirugía y su eficacia con respecto al alivio de síntomas es alta.

Los inconvenientes de esta técnica son:

  • 1. La reestenosis: pese a múltiples intentos por evitar este fenómeno empleando diversos agentes farmacológicos, la ACTP sigue presentando una tasa alta de reestenosis que, según los criterios empleados para definirla, oscila alrededor de un 30% a los seis meses. Aunque la implantación de stents (mallas metálicas que se dejan en la zona dilatada a modo de soporte o andamio) intracoronarios ha conseguido reducir esta tasa, lo ha hecho de forma aún insuficiente.
  • 2. Pese a los importantes avances técnicos realizados, aún son numerosos los pacientes no susceptibles de recibir una revascularización completa por esta técnica (por el tipo de lesión, enfermedad multivaso, etc.)

coda-cardiofamilia

Para evitar la reestenosis se han desarrollado unos dispositivos denominados stents, que son unas mallas metálicas que, una vez dilatada la arteria, evitan que ésta se cierre de nuevo. De esta forma la tasa de reestenosis se reduce de un 30 % a un 15 %. Una reducción ulterior (por debajo del 10 %) se consigue con stents recubiertos de fármacos antiproliferativos, que evitan la proliferación neointimal que subyace a los casos de estenosis intrastent.

Con los stents recubiertos de fármacos antiproliferativos (rapamicina, paclitaxel, etc.) se evita la excesiva proliferación de la neointima, pero también se retrasa la neoendotelización del stent, lo que puede favorecer la trombosis intrastent, que es un fenómeno poco frecuente pero muy grave y, a menudo, mortal. Por ello los pacientes que reciben este tipo de stents  tienen que mantener durante al menos un año un tratamiento de doble antiagregación (con aspirina y clopidogrel) o alguno de los nuevos antiagregantes (prasugrel, ticagrelor).

Compartir y añadir a favoritos

Sobre el contenido editorial

Todos los artículos publicados han sido escritos y revisados por los médicos que integran el comité editorial de Cardiofamilia. Si quiere saber quiénes forman el equipo editorial, pulse aquí.

Certificaciones web médica

  Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Stent coronario

 

JNJhealth: Cordis Corporation (2009).

Cardioatalaya

¿Qué equipo de fútbol es mejor?

¿Qué equipo de fútbol es mejor?

By Superadministrador (STILOGO)

More...
Enfermedades cardiovasculares y riqueza regional

Enfermedades cardiovasculares y riqueza regional

By Superadministrador (STILOGO)

  Las comunidades autónomas con menor PIB per capita tienen una mayor carga de enfermedad cardiovascular, o al menos eso…

More...
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2014 JoomlaWorks Ltd.
Banner
Publicidad