Programa «A corazón abierto»

Registrarse para hacer consultas al Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria
Apuntes de cardiología_cardiofamilia.org
CLÍNICA Pruebas complementarias Vascularización pulmonar Hipertensión venocapilar

Hipertensión venocapilar pulmonar

Hipertensión venocapilar (HTVC), aumento de la presión intravascular, edema intersticial, redistribución venosa, valvulopatía reumática mitral, reactividad vascular, engrosamiento de los septos interlobulares.
La insuficiencia cardiaca que afecta a la parte izquierda del corazón produce un aumento de presión en el territorio venoso y capilar pulmonar. Esta hipertensión venocapilar (HTVC) es parcialmente responsable de la sintomatología de los pacientes, en particular de la disnea.

coda-cardiofamilia

Radiológicamente la HTVC da lugar a una serie de cambios progresivos que ayudan no sólo a detectarla, sino incluso a cuantificarla. En una primera fase, difícil de registrar, se produce un aumento generalizado del calibre de las venas pulmonares. Cuando la presión venosa pulmonar alcanza valores más elevados se produce una redistribución venosa, de modo que las venas de los campos pulmonares superiores, en contra de lo que sucede normalmente, presentan mayor calibre que las de los campos inferiores. Ello confiere un aspecto peculiar a la radiografía posteroanterior de tórax, con un aspecto que ha sido comparado a unas astas de ciervo o a los cuernos de un casco vikingo [RX de tórax - Hipertensión venosa]. Este signo puede faltar cuando el aumento de presión intravascular se produce de forma aguda; es entonces cuando aparecen directamente los signos radiológicos de edema intersticial.

La causa de la redistribución venosa no está perfectamente aclarada; se ha relacionado con una mayor presión hidrostática de las venas pulmonares inferiores, que estimularían de forma precoz la reactividad vascular; también con la presencia de edema perivascular en esas zonas.

Cuando la presión hidrostática intravascular excede la presión osmótica del plasma (alrededor de 25 mm de Hg) se produce paso de líquido hacia el intersticio; en un intento de drenar este líquido, el flujo linfático aumenta, lo que determina parcialmente la imagen radiológica característica del edema intersticial. El aspecto general de los campos pulmonares muestra una pérdida de su translucidez, asemejándose a un vidrio deslustrado; el hilio pulmonar aumenta de tamaño y sus contornos se hacen imprecisos [RX de tórax - Edema pulmonar intersticial]. El edema peribronquial se pone de manifiesto en los segmentos que se ven en proyección ortogonal.

Las líneas B de Kerley, o líneas septales, son líneas densas, cortas, rectilíneas y de trayecto horizontal, que suelen verse preferentemente en las bases pulmonares, cerca de los ángulos costofrénicos. Representan el engrosamiento de los septos interlobulares y pueden alcanzar la superficie pleural del pulmón. En procesos de larga evolución, cuando el edema ha sido reemplazado por un proceso fibrótico, estas líneas pueden persistir una vez solucionada la causa que dio lugar al edema intersticial; así sucede ocasionalmente en pacientes con valvulopatía reumática mitral.

Las líneas A de Kerley son líneas rectas o ligeramente anguladas que se dirigen al hilio y traducen el aumento de flujo linfático y el edema perilinfático; las líneas C, también de origen linfático, aparecen como finas líneas que se ramifican a modo de telaraña y pueden verse en cualquier zona del pulmón, aunque con menos frecuencia que las líneas B.

Cuando la presión intravascular aumenta hasta niveles de 30 mm de Hg o superiores se produce paso de líquido desde el intersticio al interior del alveolo, dando lugar al edema alveolar.

La presencia de líquido alveolar compromete seriamente la función respiratoria y constituye una situación de urgencia clínica que, de no solucionarse con prontitud, puede acabar con la vida del paciente.

coda-cardiofamilia

Además del aumento de presión intravascular, hay que ser consciente de que el paso de líquido al alveolo puede deberse a una gran variedad de causas que aumentan la permeabilidad alveolo-capilar.


Compartir y añadir a favoritos

Sobre el contenido editorial

Todos los artículos publicados han sido escritos y revisados por los médicos que integran el comité editorial de Cardiofamilia. Si quiere saber quiénes forman el equipo editorial, pulse aquí.

Certificaciones web médica

[Calibre de venas pulmonares]

  • Radiológicamente la HTVC da lugar a cambios progresivos que ayudan a detectarla y a cuantificarla.
  • En una primera fase se produce un aumento generalizado del calibre
    de las venas pulmonares
    .

  • Cuando la presión venosa pulmonar alcanza valores más elevados se produce una redistribución venosa, y las venas de los campos pulmonares superiores, en contra de lo que sucede normalmente, presentan mayor calibre que las de los inferiores.

[Líquido alveolar]

  • La presencia de líquido alveolar compromete seriamente la función respiratoria y constituye una situación de urgencia clínica que puede acabar con la vida del paciente.

[Hipertensión venocapilar]

  • La hipertensión venocapilar es parcialmente responsable de la sintomatología de los pacientes de insuficiencia cardiaca, y en particular de la disnea.

[Edema alveolar]

  • Cuando la presión intravascular aumenta hasta niveles de 30 mm de Hg o superiores se produce paso de líquido desde el intersticio al interior del alveolo, dando lugar al edema alveolar.

Apoyarnos enlazando

Apoyar a CardiofamiliaSi cree que Cardiofamilia es un recurso útil, enlácenos desde su web incorporando el código que le facilitamos. También puede seguirnos en las redes sociales desde los enlaces que figuran más abajo.

 

<a target="_blank" href="http://www.cardiofamilia.org" title="Cardiofamilia: el espacio web sobre cardiología y medicina de familia"><img src="http://www.cardiofamilia.org/images/stories/Estoy_con_Cardiofamilia.png" alt="Cardiofamilia: el espacio web sobre cardiología y medicina de familia."/></a>