Programa «A corazón abierto»

Registrarse para hacer consultas al Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria
Apuntes de cardiología_cardiofamilia.org
BASES CARDIOPATÍA ISQUÉMICA Fisiopatología de la isquemia Presión perfusión coronaria

Presión de perfusión coronaria

Presión de perfusión coronaria, presión diastólica aórtica, presión telediastólica ventricular izquierda, resistencias coronarias, presión efectiva distal, reserva coronaria, isquemia miocárdica, hipertrofia miocárdica.
El flujo coronario es función de la presión de perfusión y de las resistencias coronarias. La presión de perfusión es la diferencia entre la presión diastólica aórtica (ya que el flujo coronario tiene lugar en diástole) y la presión telediastólica ventricular izquierda.

coda-cardiofamilia

La presión de perfusión coronaria suele ser más elevada que la presión en el seno coronario; el que el componente distal de la presión de perfusión coronaria sea más elevada que la presión en el territorio venoso correspondiente es una particularidad del miocardio con respecto a otros órganos.

La presión efectiva distal se incrementa del subepicardio al subendocardio cuando aumentan el tono vasomotor y la presión telediastólica ventricular izquierda. El miocardio normal exhibe capacidad de autorregulación, entendiendo como tal el mantenimiento del flujo coronario constante para un amplio abanico de presiones de perfusión. La diferencia entre el flujo basal y el máximo potencial constituye la reserva coronaria.

Por debajo de un determinado valor de componente proximal de la presión de perfusión, el flujo coronario cesa; a este valor se le denomina PF = 0, o presión para flujo cero. La reducción de la presión diastólica aórtica, como sucede en la insuficiencia aórtica severa, las fístulas arteriovenosas, la fiebre, etc. contribuyen a reducir la capacidad de reserva coronaria y pueden favorecer o precipitar el desarrollo de angina.

Del mismo modo, la elevación de la presión telediastólica aórtica, debida a aumento del volumen telediastólico ventricular o a mala distensibilidad miocárdica, puede disminuir la presión de perfusión coronaria. A su vez, la isquemia miocárdica y otras situaciones como la hipertrofia miocárdica (que sigue a una sobrecarga de presión o a la insuficiencia cardiaca), pueden retrasar la relajación ventricular izquierda, lo que mantiene anormalmente elevada la presión diastólica ventricular y compromete aún más la presión de perfusión.

Compartir y añadir a favoritos

Sobre el contenido editorial

Todos los artículos publicados han sido escritos y revisados por los médicos que integran el comité editorial de Cardiofamilia. Si quiere saber quiénes forman el equipo editorial, pulse aquí.

Certificaciones web médica

Apoyarnos enlazando

Apoyar a CardiofamiliaSi cree que Cardiofamilia es un recurso útil, enlácenos desde su web incorporando el código que le facilitamos. También puede seguirnos en las redes sociales desde los enlaces que figuran más abajo.

 

<a target="_blank" href="http://www.cardiofamilia.org" title="Cardiofamilia: el espacio web sobre cardiología y medicina de familia"><img src="http://www.cardiofamilia.org/images/stories/Estoy_con_Cardiofamilia.png" alt="Cardiofamilia: el espacio web sobre cardiología y medicina de familia."/></a>